Tienda Virtual   VISITA NUESTRA TIENDA VIRTUAL
Foro   Twitter   Facebook   Blogger   Contacto
     
Deshidratación : Deshidratadores
 
 
 
 
 

Caracterización de deshidratadores solares

 

El objetivo de caracterizar los deshidratadores solares, es conocer las variables fundamentales para una evaluación económica completa, así como una evaluación ambiental a profundidad. En este sentido es necesario conocer el consumo energético, la eficiencia energética, las condiciones físicas de secado (temperaturas, humedad relativa, variación de peso, radiación solar), el tiempo de secado y cinética de secado.

 

El consumo energético se define como la cantidad de energía que requiere el deshidratador solar para lograr secar completamente una carga dada de producto fresco. Como la fuente principal de este tipo de dispositivos es la energía solar, es necesario medir la cantidad de radiación solar que incide en el aparato durante una jornada completa de secado. En tanto que la radiación solar varía a cada minuta, en cada estación del año y en cada ubicación geográfica, es importante conocer los modelos teóricos que predicen el desempeño termodinámico de los deshidratadores.

 

La eficiencia energética, es la proporción de la energía útil entre la energía de entrada (o consumo energético) del aparato. La energía útil, en los deshidratadores solares, puede evaluarse calculando la energía requerida para la evaporación de la cantidad de agua del alimento durante una jornada completa de secado. Desde el punto de vista de la física esto se obtiene conociendo la cantidad de masa de agua evaporada, el período de secado, la temperatura de evaporación y por supuesto, el calor latente de evaporación. La eficiencia energética no varía con la ubicación geográfica, y es una cantidad fundamental que permite comparar el deshidratador solar con otro tipo de aparatos.

 

Las condiciones físicas de secado son importantes para explicar con detalle la calidad de los productos deshidratados. Por ejemplo, conocer las temperaturas en el colector solar permite conocer si la temperatura que llega al alimento es la adecuada y descartar la existencia de ciertos microorganismos que no pueden sobrevivir a altas temperaturas. La medición de las temperaturas en la cámara de secado, permiten estimar la temperatura promedio para el cálculo de la energía útil al utilizar el valor adecuado del calor latente de vaporización.

 

También el gradiente de temperaturas en la cámara de secado permite monitorear las condiciones en las que es secado el producto y asociarlas con la calidad final del producto. Medir la humedad relativa al interior de la cámara y en el ambiente externo, permite explicar también mejor las calidad de los productos. Por ejemplo, el oscurecimiento (pardeamiento enzimático) de los alimentos se dispara cuando hay altas temperaturas y alta humedad relativa. Además la diferencia en la humedad relativa interior y exterior, domina la cinética de secado. De hecho, si no hay diferencia entre ambas, no habrá secado. Esto implica que en condiciones atmosféricas de alta humedad relativa el proceso de secado será más lento o completamente nulo.

 

Al conocer la variación del peso durante el proceso de secado, permite conocer la cinética de secado y por lo tanto, la cantidad de agua que se evapora y el periodo durante el cual lo hace. El tiempo de secado es un parámetro importante en la evaluación económica y ambiental. Como ya mencionamos, la cantidad de agua que se evapora sirve para estimar la cantidad de energía útil en el proceso de deshidratación. Conocer la radiación solar durante el proceso de deshidratación ayuda a estimar la energía entrante al dispositivo, pero también se asocia con las características organolépticas del producto final: cuando el alimento se expone directamente a la radiación solar se decolora y en algunos casos, algunos minerales dejan de ser biodisponibles.

 

El tiempo de secado se determina monitoreando la pérdida de peso del alimento, se considera que el producto está seco cuando durante un período más o menos prolongado (30 min) prácticamente ya no hay variación del peso.

 

La cinética de secado, es justamente la interpretación de la pérdida de peso, pero como la velocidad de pérdida de humedad del producto durante el tiempo.

 

El conocimiento de todas estas variables, permite también establecer los pasos estandarizados del proceso de producción de alimentos deshidratados y determinar los puntos críticos en términos de inocuidad de acuerdo con la legislación aplicable.

 

Siete ventajas al usar equipo para la deshidratación solar:

 

1.- Se conservan por mucho más tiempo.

2.- El proceso es en realidad, sencillo, seguro y eficiente.
Nota: aunque es sencillo, varia según el producto y las características que exijamos (finalidad y manejo).

3.- Los productos adecuadamente deshidratados no pierden sus propiedades organolépticas, según el producto y las características que exijamos (finalidad y manejo).


4.- Los productos adecuadamente deshidratados no pierden sus propiedades nutritivas

5.- Los factores anteriores acarrean una nueva facultad de poder vender aprecios mayores (¡Valor Agregado!).

6.- La facilidad de manejo de productos apropiadamente deshidratado y empaquetado hace factible el emprendimiento con vista en mercados más lejanos.

7.- La energía del sol es gratuita. (Rentabilidad y no combustión)

¡Doble plus extra importante!: por el aspecto empresarial y por el aspecto de sustentabilidad de la biósfera.

 

     
| QUIÉNES SOMOS | DESHIDRATACIÓN | GALERÍA | RECETARIO | PRODUCTOS | SERVICIOS | TEMAS DE INTERÉS